Albariño Finca A Pedreira

Finca A Pedreira Albariño 2017

A finales del 2012 conocí a «Os Chichos», su vino lo había probado la semana anterior en una maratoniana cata de un ranking. Coincidí con ellos durante la comida de entrega de premios. Allí hablamos de vinos y bodegas, compartimos opiniones y conocí un poco más su proyecto en donde hablaban de un vino albariño, el Finca A Pedreira. De esa comida me volví con una botella de Fulcro y la promesa de darle una oportunidad a su vino cuando, con la nueva añada, llegase la nueva imagen.

finca a pedreira
Si quieres probar la nueva añada, dale al clic y lo tendrás en tu casa para disfrutarlo en un par de días.
El día llegó. Anteriormente habíamos coincidido en unas catas en el Bagos y en la de Alma Vinos Únicos de Burgos.  Me mandó un mensaje y nos vimos en nuestra tienda de Sanxenxo.
Allí pude ver la nueva imagen, muy a la moda, botella borgoña (no hay Dios que las apile) y etiqueta muy limpia y sólo texto, como dijo Mariano, un diseño que resulta muy familiar, no en vano es Rodrigo Méndez de Forjas del Salnés quien les ayuda con el vino.
Me pide que la pruebe, la valore y hablaremos, algo poco frecuente en un mercado donde quieren cerrar las ventas nada más cruzar la puerta.
Al llegar a casa la pongo a enfriar en la nevera. Tengo que reconocer que se saltó unos 11 vinos que tenía por delante para probar, pero sabía que no me defraudaría. Llegó la hora de cenar y sacamos el Finca A Pedreira 2012, demasiado frío inicialmente, la nevera marcaba 4 frescos grados. Necesitaba tiempo para atemperarse, pero yo no se lo daba y bajaba con una punta de acidez muy golosa.
finca a pedreira albariño
El vino fue cogiendo temperatura y abriéndose, sacando aromas muy francos, nada de frutas tropicales y narices de Albariño de catálogo de levaduras. Una boca muy golosa y esa punta de acidez que me pareció deliciosa. Soy muy malo describiendo vinos y haciendo catas descriptivas (desde aquella, he aprendido algo más). El vino me gustó, tanto que tuve que frenarme para no beberme la botella entera yo solo, aquí esta la prueba.
finca a pedreira albariño

No pude evitar, ayudado por los efluvios del vino, mandar un mensaje a Chicho y concretar el pedido de vino para las tiendas. Y así desde aquel 2013 hasta hoy.

Ya han pasado unos cuantos años y sigo pensando lo mismo. Lo propongo a todo aquel que me pide consejo, aunque no siempre acierte, porque me ha gustado desde su añada 2012 y a pesar de los años, sigue sorprendiéndome gratamente.

Disponible la añada 2017 en nuestra tienda de Pontevedra y en la página web para enviar a cualquier parte del mundo. Y si has llegado hasta aquí, te mereces un buen consejo. Pruébalo con un buen arroz y si es con marisco gallego, todavía mejor. Para chuparse los dedos.

Hoy nos beberemos otra por la noche disfrutando del fútbol. Salud y que gane el mejor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.