Un paseo por el Duero

Tras el parón de Carnavales, continuamos la serie de catas entre amigos, algunos profesionales del sector y otros buenos aficionados al mundo del vino en Casa Verdún.
En esta ocasión, quisimos dar un enfoque diferente a la cata. Salirnos de catas de vinos de una misma zona o catas de una variedad de uva, y que un integrante proponga un tema relacionado con los vinos catados y probar vinos diferentes pero con un nexo común.

Una vez terminada la cata, empiezan las historias y anécdotas, que nunca van a faltar, y nos ayudan a terminar la velada con muy buen ambiente. Como dice Esteban, la idea es pasar un buen rato y de paso «entrenar», para que podamos aprender y conocer mejor los vinos que trabajamos o lo que se mueve en el mercado.
Esta semana nos hemos encargado nosotros de la selección de los vinos, la idea era dar un paseo por el Duero, seleccionando 8 vinos, la variedad Tempranillo fue la mas común, no estuvieron todas las D.O. posibles y colamos un infiltrado para ver como respirábamos.

Foto sacada de http://twobirdsonestone.es/

Desde su nacimiento en los Picos de Urbión hasta su desembocadura en el país vecino, los viñedos y la cultura del vino acompañan al río Duero en su viaje hasta desembocar en el mar.
El recorrido está lleno de regiones vitivinícolas, muchas de ellas conocidas y otras no tanto. Ribera del Duero, Rueda, Toro, Arribes, Douro, Vinho Verde y Porto.

Los vinos elegidos fueron:

Viñas del Cambrico 2010 D.O.P Sierra de Salamanca
Quinta Seara D’Ordens Reserva Vinhas Vellas 2010 Douro D.O.C.
Tritón 2011 Vino de la Tierra e Castilla y Leon
Cesar Principe 2012 D.O. Cigales
Corral de Campanas 2012 D.O. Toro
Convento Oreja Roble 2013 D.O. Ribera del Duero
Galitos Alentejo D.O.C.
Crego e Monaguillo 2014 D.O. Monterrei

Seleccionados los vinos, tocaba el momento de prepararlos y a Guille se le ocurrió una gran idea, para subir un escalón en las catas. Antes utilizábamos el papel albal, tan mítico, para tapar las botellas en las catas pero, gracias a su madre, nos sorprendió a todos con una obra de artesania. Tapando las botellas con unas fundas distinguidas y haciendo la cata, todavía más interesante.

8 vinos diferentes, peculiares y con puntuaciones dispares entre los asistentes. Unos gustaron más que otros. Al abrirlos, las sorpresas fueron mayúsculas, o no tanto….

Es lo que tienen las catas a ciegas, existen sorpresas, no estás influenciado por la etiqueta ni por la denominación de origen y se toman decisiones que hacen el mundo del vino, todavía más maravilloso.

Próxima cita…. 27 de Marzo …. Toni nos va a sorprender con toda su imaginación y su gran dedicación al mundo del vino. Tiene muchas tablas y lo hará genial.

Ya estamos inquietos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.